Conversando con Emilio Ontiveros sobre la crisis y el coste de la no ética

Hace unos días, gracias a la Revisa Ethic y a su Director, Pablo Blazquez, tuve la oportunidad de conversar con Emilio Ontiveros, Catedrático de Economía de la Empresa de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y Fundador y Presidente de  Analistas Financieros Internacionales, sobre el décimo aniversario de la quiebra de Enron.

En realidad, hablamos de mucho más. Hablamos de las causas de la crisis, que, en opinión de Ontiveros, “se trata de una crisis fundamentalmente de origen financiero y muy vinculada inicialmente a un segmento del sistema financiero estadounidense. Ésta es una crisis, como aquella marca de cigarrillos, genuinamente americana”

Hablamos también de las responsabilidades de los organismos supervisores que, para Ontiveros, han fallado “sin riesgo de ser exagerado”.  Para el Catedrático de la UAM “han fallado los sistemas de gestión de riesgos en banca. Pero también ha fallado el supervisor, y ha fallado la Reserva Federal”. A todo esto se añade un problema clave:  “Esta crisis ha revelado también que frente a una interconexión y una permeabilidad absoluta en las economías y, sobre todo, en los sistemas financieros, los supervisores siguen siendo locales. Pero los incendios ya no son locales”.

Y terminamos hablando de cómo la ética y la sostenibilidad pueden estar en el centro de la recuperacion económica. Aunque Ontiveros afirmó que  no era un especialista en esta materia, nos dejó unas ideas claras:  “Una empresa respetable es aquella que no solo genera indicadores de buen comportamiento económico, sino que eso lo hace compatible con tres principios: la transparencia, la no discriminación y el cumplimiento de las leyes. Yo soy de los que piensan que antes de plantear un comportamiento ético y de juego limpio, una empresa lo que tiene que hacer es mostrar un impecable cumplimiento de las leyes”.

Si tienes un rato, no dejes de leer la entrevista íntegra en la Revista Ethic. Las reflexiones de Ontiveros, merecen la pena.

Comentarios

Escribir una respuesta