Ponencia en el 17 Congreso Perú 2021, Lima, 9 noviembre 2012

La semana pasada (del 5 al 9 de noviembre de 2012) Perú fué el centro de la RSC en América Latina. En esa semana tuvo lugar la reunión del Centro Regional del Pacto Mundial para América Latina y el Caribe;  las jornadas organizadas por el Diario Gestion , (en las que participé y fuí entrevistado);  y el 17 Simposio organizado por Perú 2021,  en el que participé en un panel moderado por  Aldo Defilippi, Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham Perú), y que contó con la participación de Felipe Cantuarias Salaverry, Vicepresidente de Planeamiento y Asuntos Corporativos de Backus, y Alvaro Valdez, Director de Comunicación Marca y RSC de Telefónica del Perú.

En este panel organizado por Perú 2021 tuve la oportunidad de presentar las principales conclusiones del Articulo “De la RSC a la Sostenibilidad Corporativa: La evolución necesaria para la creación de valor”, (Fernández y Andreu, Harvad Deusto Busines Review,  diciembre de 2011) y que ya publiqué en este blog.

En esta conferencia expliqué porqué en, en mi opinión, “la filantropía empresarial le ha ganado la batalla a la RSC”. No hay más que preguntar al gran público, (no a los padres de los principales instrumentos globales relacionados con esta materia) para ver que la RSC hoy se vincula más con programas sociales no necesariamente vinculados a la actividad de la empresa que con, por ejemplo, la gestión íntegra y ética de las multinacionales en el proceso de globalización, la identificación de nuevas oportunidades de mercado con impacto positivo en la sociedad, o la gestión de riesgos derivados del negocio en aspectos sociales, económicos o  ambientales.

De hecho, en el estudio «Informe Responsabilidad Social 2012 en Perú», realizado por Global Research Marketing en 2012, el 78% de los entrevistados indicó que en su empresa se realizan prácticas de Responsabilidad Social, consistentes principalmente en donaciones (48%) y voluntariado (42%).

En estos años en torno a la RSC se ha generado un “efecto halo” asociado a los programas sociales y a la filantropía empresarial, efecto que ha “secuestrado” su verdadera naturaleza. Creo que, si hoy, doce años después de lanzarse el Pacto Mundial, los medios de comunicación, las empresas y la opinión pública perciben que la RSC está vinculada básicamente a la filantropía como palanca de construcción y mejora de imagen, y existen serias dudas de que este concepto pueda abandonar ese efecto halo e incorporarse como una palanca de creación de valor en el “core business” de las empresas.

Por eso, y con el fin de crear valor y aproximarse al negocio, es necesario cambiar. Una línea de avance puede ser la Sostenibilidad Corporativa para el Dow Jones Sustainability Index (DJSI)“Es un enfoque de negocio que persigue crear valor a largo plazo para los accionistas mediante el aprovechamiento de oportunidades y la gestión eficaz de los riesgos inherentes al desarrollo económico, medioambiental y social”.  Estoy firmemente convencido de que esta es la vía, porque en términos de “naming” y de posicionamiento,  será más difícil desprender a la RSC de su efecto halo vinculado a “lo social”, que darle nuevos contenidos al concepto de Sostenibilidad Corporativa, aun cuando esta figura pudiera estar inicialmente más vinculada a lo “medioambiental”.

En el siguiente enlace puedes acceder a la presentación que realizé en SlideShare

En el siguiente video puedes ver el resumen de la intervencion

Comentarios

Escribir una respuesta