RSC o como luchar contra el lado oscuro de la fuerza

¿Quién no ha visto La Guerra de las Galaxias? ¿Quién no recuerda la lucha de los Jedis por vencer al “Lado oscuro de La Fuerza”? ¿Cómo olvidarse del Maestro Yoda cuando trata de enseñar a Luke Skywalker a comprender la fuerza y su lado luminoso?

Llevo mucho tiempo con ganas de escribir este post y hoy, por fin, me he decidido. Y es que me sospecho que entre la Responsabilidad Social Corporativa  y la Guerra de Las Galaxias hay un romance oculto. Todavía no tengo muy clara la tesis, pero me parece que la Responsabilidad Social Corporativa  es un pequeño destello del lado “luminoso de La Fuerza” para enfrentarse al “Lado Oscuro”, que últimamente parece empañarlo todo. No sé si serán las revelaciones de Wikileaks sobre los secretos de las cañerías del planeta; o las nubes negras que oscurecen la economía europea; o los tiempos que corren tan faltos de confianza en todo y en todos. Quizá sea una mezcla de todo un poco. Pero ¡que oscuro se ve todo! ¡Qué largo es el túnel!

En realidad, el origen de mi reflexión está en esta frase: “El miedo es el camino hacia el Lado Oscuro, el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento. Percibo mucho miedo en ti", le dijo el Maestro Yoda a Anakin Skywalker (que luego se convertiría en Darth Vader) en el Consejo Jedi.

Y es curioso, pero, codicia aparte, el miedo es la palanca más poderosa para activar lo peor de la naturaleza humana. Cuando alguien está con el agua al cuello se agarra a lo que pueda para salvarse. Y ese miedo, insisto que codicia aparte, nos ha llevado a todo esto y nos está metiendo más y más en el hoyo.

El miedo a perder lo que tenemos. El miedo a no llegar a dar los resultados previstos. El miedo a no cumplir objetivos. El miedo de que otros competidores te ganen. El miedo a perder una cuota parte de poder; o todo el poder. El miedo a perder el puesto de trabajo. El miedo a perder el favor de tus jefes. En definitiva, el miedo.

Eduardo Punset define la felicidad como la ausencia de miedo. No se si comparto o no esa definición, la verdad. Pero lo que sí se es que, con miedo, es fácil pasar al lado oscuro de la fuerza. La razón es simple: buscamos cualquier atajo para no perder lo que tenemos; para dar los resultados previstos; para cumplir objetivos; para evitar que otros competidores nos ganen; para no perder una cuota parte de poder; para no perder el puesto de trabajo; para no perder el favor de tus jefes. En definitiva, el miedo.

Mires por donde mires, hay miedo. Por eso, creo que en toda esta oscuridad la RSC, entendida como un comportamiento íntegro, ético, trasparente, conforme a valores… puede ser un destello en todo este marasmo. Creo que la Responsabilidad Social Corporativa  es algo así como el lado positivo de la fuerza, la única herramienta para combatir al lado oscuro.

Es posible que pienses que todo esto es una estupidez (y quizá no te falte razón). Pero la prueba del algodón no engaña. Seguro que más de uno nos hemos visto en la disyuntiva de elegir entre el atajo (el lado oscuro) y “lo que debe ser” (el lado luminoso). Si alguna vez te has visto en esa situación (yo sí) verás que atractivo es el lado oscuro y qué difícil es no dejarse seducir por él.

Y aquí está buena parte del origen de la crisis. Ha triunfado el lado oscuro de la fuerza sobre el lado luminoso (de momento). Todavía me acuerdo del Maestro Yoda en el pantano después de haber huido de la masacre de los Caballeros Jedi. Pero también me acuerdo de Luke. De la Princesa Leia. De Han Solo. De C3PO y de R2D2. Ellos devolvieron la ilusión a muchos y lograron que el lado luminoso de la fuerza venciera a los Sith, al Imperio y a su maldito lado oscuro.

Como este post lo he escrito yo, me pido Yoda. Todavía hay muchos papeles en la película de la Responsabilidad Social Corporativa  contra el lado oscuro. ¿Quién se apunta?

ANEXO:

Me he permitido copiar en este post unas referencias de Wikipedia a los lados oscuros de la fuerza. Leídos desde la óptica de la Responsabilidad Social Corporativa  tienen un sentido diferente. ¿Verdad?

Lados de la Fuerza

La Fuerza tiene dos lados, el Lado Luminoso y el Lado Oscuro. Hay varias formas de diferenciarlos. El Lado Oscuro usa las emociones y da poder más rápidamente, pero daña el cuerpo. El Lado Luminoso usa técnicas como la meditación, es más lento, y no daña el cuerpo. El Lado Oscuro es usado por los Sith (y también por los Jedi Oscuros: Jedi que caen en el Lado Oscuro pero que no reciben enseñanzas Sith y por lo tanto no son tan poderosos en el Lado Oscuro como estos últimos), y el Lado Luminoso es usado por los Jedi.

Lado Luminoso: Ideología Jedi

Un Jedi utiliza siempre la Fuerza para conocimiento y como defensa. Nunca para atacar. - Maestro Yoda

El Lado Luminoso de la Fuerza está concentrado en los ideales del bien y la justicia. Un seguidor del Lado Luminoso vive en armonía con el mundo que lo rodea, actuando con sabiduría y lógica en lugar de enojo y juicio injusto. El mayor grupo de seguidores y maestros del Lado Luminoso es la Orden Jedi.

Lado Oscuro: Ideología Sith

El Lado Oscuro de la Fuerza es un camino a muchas habilidades que algunos consideran antinaturales. - Palpatine,(darth sidious)

El Lado Oscuro de la Fuerza es el elemento alineado con el mal y el odio. Los Sith obtienen poder de la Fuerza a través de las emociones, sobre todo la pasión. Los seguidores del Lado Oscuro obtienen el poder más rápidamente; sin embargo, el Lado Oscuro ejerce una adicción sobre ellos, y además les destruye paulatinamente el cuerpo. Algunos practicantes conocidos del Lado Oscuro fueron el Lord Sith Darth Sidious y sus discípulos: Darth Maul, Darth Tyranus, Darth Vader y Mara Jade, pero también podríamos mencionar a otros poderosos Sith como: Darth Krayt, Darth Bane, Darth Malak, Darth Revan, Darth Nihilus "El Devorador de mundos", Darth Plagueis, "El Sabio" entre otros.


Compartir en FacebookCompartir en LinkedInCompartir en Twitter
COMENTARIOS3 comentarios
Conchi
21 Mar 2011 | Responder
La reflexión que haces en este artículo, es similar, desde un punto de vista filosófico a la distinción entre el verdadero encuentro con las realidades que nos rodean, con nosotros mismos,de forma creativa y la idea de vértigo a la que muchos se ven arrastrados movidos por esa idea de satisfacción inmediata, fácil y tentadora (ese lado oscuro), que en un principio parece que te lo da todo, pero luego te lo quita todo y te deja vacío y con una vida sin sentido. El ideal que responde a nuestra vocación de personas es el encuentro,¡ el verdadero encuentro!, el cual supone asumir los valores de la generosidad, la fidelidad, el respeto, la cordialidad, la paciencia,…y convertirlos en virtudes, ejercitándolas y experimentando en nosotros "sus espléndidos frutos".El encuentro "nos otorga energía espiritual", nos da fuerza para ser creativos y continuar por "ese buen camino", por encima de los avatares de la existencia. Nuestra meta en la vida, no siempre es fácil de alcanzar, pero cuando nos sentimos seguros de lo que queremos, cuando nos movemos impulsados por ese ideal, nos llenamos de una energía renovada y una fuerza tal, que nos permite seguir y nos anima en cada parada del camino, concediéndonos las máximas posibilidades de realización personal en los diversos órdenes de nuestra vida- la luz del lado bueno, de la RSC, de la humanidad, de la creatividad personal que da sentido pleno a nuestras vidas, aunque a veces, nos lleve por caminos duros, aunque desde luego, hay que vencer a ese lado oscuro aparentemente fácil, pero falso: es el mal, y el mal no puede ni debe triunfar nunca. El camino de la luz, es el que nos va a hacer realmente libres, hemos elegido libremente el camino del bien, de los buenos, y ese es el mayor ideal al que podemos llegar.
Alberto Andreu
28 Mar 2011 | Responder
Hola Conchi.
He tardado un poco en responderte porque tu comentario es más profundo de lo que mi artículo sobre la RSC y el lado oscuro quería llegar. En realidad, no hay buenos y malos, hay mucho territorio de "grises" entre uno y otro. Lo que diferencia una cosa y otra suelen ser los medios para alcanzar las metas: el fín no justifica los medios. Por eso tan importante es el cómo, como el qué. Eso quizá sea lo que hace a unos distintos de los otros. Ya lo dijo Machado: "Se hace camino al andar"
Conchi
31 Mar 2011 | Responder
Totalmente de acuerdo, aunque como conceptos propiamente dichos, nos encontramos con el bien y el mal (aunque nos movamos entre medias). Quedémosnos con el gris clarito, más cercano a "la luz". Gracias.
Espere...


ENVIAR


Suscríbete al blog

TOP